Diccionario Ingles Técnico Aeronáutico - Facundo Conforti

Diccionario Ingles Técnico Aeronáutico

By Facundo Conforti

  • Release Date: 2019-09-18
  • Genre: Transporte
  • Size: 105.78 MB

Alternative Downloads

Server Link Speed
Mirror [#1] Diccionario Ingles Técnico Aeronáutico.pdf 24,352 KB/Sec
Mirror [#2] Diccionario Ingles Técnico Aeronáutico.pdf 20,826 KB/Sec
Mirror [#3] Diccionario Ingles Técnico Aeronáutico.pdf 38,156 KB/Sec

Description

La industria aeroespacial es la segunda actividad más normada luego de las actividades nucleares; está regida por infinidad de normas, reglamentaciones, directivas, documentación específica y todo tipo de manuales de referencia obligatoria. La gran mayoría llega a manos de usuarios, operadores, talleristas, etc. en idioma inglés, el idioma de uso aeronáutico por naturaleza. A ello se suma el hecho de que la industria aeronáutica no está aislada de las actividades humanas, sino que interactúa, se nutre y hace su aporte a ellas creando la necesidad de un sólido vínculo interdisciplinario.
Ahora bien, si bien conocemos la existencia de esta necesidad de creación de un fuerte vínculo interdisciplinario también sabemos que en esta tarea nos encontramos con una gran barrera en el mismo: la comunicación. A partir de esto es posible considerar varios impedimentos en esa “barrera”. Uno de los más importantes es el idioma; como factor concurrente está el uso de “regionalismos” y, como consecuencia de ellos, la aplicación de “jergas específicas”. 
Desde los albores de la aviación hemos convivido con ese problema; sucede que al incrementarse día a día el número de operaciones, al crecer el parque aeronáutico y convertirse la aviación en una necesidad para el resto de las actividades humanas, las condiciones inseguras, los incidentes y los accidentes continúan produciéndose, quedando de manifiesto las falencias de la industria en ese aspecto.
Las nuevas tecnologías en materiales, los nuevos métodos de diseño y los planes de mantenimiento  con  técnicas de inspección  no destructivas  han  reducido los  riesgos latentes de  fallas técnicas, pero no todos los aspectos relacionados con la vida humana puede solucionarlos la tecnología, por lo que en paralelo con los desarrollos tecnológicos, se han creado conceptos de gestión del factor humano que han contribuido en gran medida a la seguridad operacional y  desde el año 1978 su estudio y  prevención se ha expandido considerablemente, por lo que en  todos los programas de estudio y mejoramiento de la interacción antropológica (CRM, MRM, LOFT, SHELL, etc.), la comunicación  es un vínculo importantísimo en la seguridad operacional.
  Si trasladamos  lo expuesto  a las tareas diarias, ya sea en la operación de una aeronave, en el mantenimiento de la misma, en el control del tránsito aéreo, en la administración de las empresas operadoras o en cualquier otra actividad relacionada con la industria aeroespacial, se presentará el problema del uso del idioma inglés, los “regionalismos” y las “jergas específicas”, factores tendientes a desencadenar una sucesión de eventos inseguros que podrían desembocar en un incidente o en un accidente de consecuencias catastróficas.
Cuando se analiza la comunicación oral y escrita, es importante tener en cuenta que, si bien manejamos un vocabulario técnico en común, es inevitable, tanto en inglés como en español, el uso de regionalismos y “argot” (“jargon” en inglés).  Por ejemplo, un técnico ecuatoriano hablará de “la bitácora de la aeronave”, mientras que uno argentino hablará de “la libreta historial de la aeronave”. Esta divergencia puede justificarse como un caso de regionalismos de países diferentes; ahora bien, en el segundo ejemplo, el mismo técnico argentino en la provincia de Buenos Aires, hablará de “chavetas para frenar un bulón”, mientras que otro técnico argentino, en Córdoba, hablará de “cupillas para frenar un bulón”. En paralelo, se puede ver también que los diferentes  fabricantes tienen léxicos  específicos con respecto a sus productos; por ejemplo, uno de los más conocidos  fabricantes británicos de motores,  posee un sistema propio de códigos de denominación y aplicación de Boletines de Servicio no mandatorios,  muy distinto al que manejan sus competidores directos de Estados Unidos y Canadá.

keyboard_arrow_up